miércoles, 8 de enero de 2014

Field Commander: Rommel




Field Commander: Rommel  es un juego en solitario editado por DVG, creación de Dan Verssen en 2008.
Yo tengo una copia de la edición "deluxe", una re-edición del año 2011.
Primer titulo de la serie "Field Commander", en la cual todos siguen unas mismas ideas básicas, que son ponernos en la piel de un famoso líder histórico, con juegos en solitario, todos ellos divididos en distintas campañas o escenarios, usando un patrón de reglas iguales, pero que en cada titulo se van añadiendo nuevas modificaciones o variantes.

Tres son las batallas que tendremos que jugar con el rol de Rommel, Francia en 1940, Norte Africa en 1941 y el Día D en el 44.
Sin llegar a tener una gran complejidad, creo que es justo enlazar este juego con la familia de los wargames.
Y es que en sus reglas comenzaremos a encontrar términos y datos que son habituales en dichos juegos, cumpliendo para mi dos funciones, la primera que sirve como un entretenimiento relajado y en pocas horas, ideal para un jugador asiduo de wargames pero con ganas de "relajar" su mente entre partida y partida a otros de mayor peso, y también como iniciación para aquellos que desean acercarse a ese mundo.




En  Field Commander: Rommel, cada campaña se presenta con unos objetivos para cumplir, en un tiempo reducido de turnos.
Según cuando se logren dichos objetivos, el jugador habrá logrado una victoria con más o menos puntos de éxito.
Cada turno se divide en algunas fases, en unas de ellas el jugador moverá/atacará y comprará/repararás unidades, y después la IA del juego colocará refuerzos, y en ocasiones podrá avanzar y atacar las posiciones del jugador.
El juego utiliza un sistema de suministros, con los cuales las unidades militares podrán mover y atacar con más efectividad.
Quizás lo más llamativo es la IA del juego, ya que, mientras que en  Field Commander: Alexander las unidades enemigas se mantenían en el tablero sin moverse, esperando el envite del jugador, aquí se mueven y atacan tus posiciones, haciendo tener que meditar mucho más todos tus movimientos, sobre todo si no quieres dejar los preciados Panzers en punta de lanza, pero desprotegidos sin la Infantería a su lado.

Por lo demás, se mantiene el sistema de ordenes de batallas, que logran añadirle cierto sabor de estrategia al juego.

Al igual que su hermano Alexander,  Field Commander: Rommel es acusado de ser un juego demasiado simple.
Y al igual que en el otro, considero que aunque no se puede negar que se opta por no crear un juego con gran dificultad, si se usan las variantes, las campañas ganan en complejidad y se convierten en un reto mayor.

Punto y aparte sin duda son los componentes, que por lo menos en la Edición Deluxe, brillan a gran altura, y solo por ello merece la pena adquirir el juego.

En resumen,  Field Commander: Rommel es un recomedable wargame de iniciación, perfecto para jugadores que no tienen otra solución que jugar de forma habitual en solitario, y no estan contentos con "desdoblarse" en los de dos jugadores.


TIEMPO JUEGO                Maldita madurez
 ESTADO ACTUAL           Cuidado. Y que dure por muchos años.
 LO MEJOR                         Todo.
 LO PEOR                          ¿Solo 3 campañas? Quiero más...

VALORACIÓN PERSONAL 






2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo acabo de comprar y me muero por jugarlo ya, este fin no se escapa.

Felicidades por tu blog me gusta bastante y lo acabo de descubrir.

Saludos desde México.

Isaac

Maestro Liendre dijo...

Hola Isaac:

Espero que lo disfrutes tanto como yo, porque es un gran juego.

Gracias por pasarte por aquí y comentar, y si cuando lo pruebes puedes dejar tu opinión, sería ya perfecto.

Un saludo.