viernes, 13 de junio de 2014

El Señor de los Anillos

En el año 2011 los infames de Devir lanzaron el juego de tablero El Señor de los Anillos, creado por Reiner Knizia allá por el 2000.
Para un regalo de un colega del grupo de señoras mayores, le compramos una copia, sin saber muy bien si sería un mal juego o uno bueno, pero casi que esperando que fuera malo, como buen regalo de las señoras mayores.
Lo estrenamos, y resultó que era un muy buen juego...

El juego está basado en la celebre trilogía, y los jugadores se ponen en la piel de comunidad, en concreto en los personajes de los Hobbits.
A lo largo de 4 mapas distintos, los jugadores deben de ir avanzando, recogiendo en su camino marcadores para que a la hora de cambiar de mapa no ir cayendo en la atracción del ojo de Saurón.
Para realizar acciones, hay que ir usando cartas de la mano, que por desgracia tienden a quemarse con rapidez, y son difíciles de recuperar.
Si se consigue que el que lleva el anillo llegue al final del ultimo mapa y lance el anilliko al monte, los jugadores ganan, si el poseedor del anillo cae bajo el dominio de Sauron, pierden.

El juego es un cooperativo, pero bastante especial.
Para comenzar, es uno en el que no se puede jugar solo.
Casi siempre todos los cooperativos son juegos para un jugador ampliado para poder jugarlo con más gente.
En este caso, sería imposible jugarlo solo.
Para empezar, aunque todos los jugadores quieren llegar al mismo sitio, muchas veces uno, si quiere seguir viviendo y no ser eliminado, pasar un poco del grupo y mirar por su trasero.
Eso crea que la partida sea bastante graciosa, ya que hay que dialogar y negociar mucho para que todo el grupo reme en la misma dirección, aunque esto nunca será posible.
Otro detalle curioso es que las cartas iniciales y unas pocas extras que se reciben en la primera fase de la partida, las reparte a su libre albedrío, teniendo siempre que equilibrar como y cuantas cartas reparte entre los jugadores, ya que un mal reparto puede crear desde el principio un jugador poco receptivo a colaborar en demasía con la comunidad.

Seguramente, esa es la razón por la cual en mi grupo de juego nunca hemos logrado ganar, siempre perdemos, ya que normalmente cada uno mira por su "anillo" único...

La verdad es que es un juego difícil de ganarle, y es un buen reto.

Actualmente es muy fácil conseguirlo a un precio muy reducido, y es una buena opción para partidas de 2 a 5 jugadores.
Eso si, el juego se reduce a cartas, un par de mapas montados y contadores, y unas pocas fichas de cartón representando a los hobbys y el ojo de Saurón, que nadie espere nada del otro mundo en ese aspecto.
Y lo dice uno que no es para nada un fanboy de la saga.

No hay comentarios: