lunes, 16 de junio de 2014

Más vale solo que mal acompañado



Este es un tema que desde el principio del nacimiento del blog quise abordar, pero que por una razón u otra no terminaba de ponerme a ello.

Pero hace unos pocos de días, oyendo un posdacts de esos nuevos, escuché bastante indignado como arremetían contra los juegos en solitario, y contra los que lo jugaban.
Por supuesto, paré la escucha, que por otro lado era horrible, ya que el formato era bastante entupido en general, y no volveré a escucharlos más.

Hay, en general, en el mundillo de los juegos de mesa, un continuo menosprecio al juego en solitario, aunque un servidor piensa que es más que otra cosa prejuicios a reconocer, que por una razón u otra, uno juega solo, y hasta se divierte.
Creo que todo parte de ese germen español de ser el que más, el que más juegos tiene, el que más juega, y el que más amigos tiene, en general, ya sabéis, el que la tiene mas larga, y muchos asimilan jugar en solitario con no tener amigos para quedar.
Por eso todos lo aborrecen, lo menosprecian, y nadie reconoce que lo juega.
Y si alguno lo hace, corriendo se disculpa, alegando que vive en un perdido pueblo sin nadie alrededor. Eso si, si ya pocos afirman que juegan solo, nadie dirá que se divierte mucho, o que le gusta hacerlo.
La corta vista de la sociedad de la más larga no puede entender que a nadie le guste jugar solo a un juego de mesa.

Pues yo juego, me gusta, y ando por los 22 cm.

¿Pero porque los juegos en solitario?
La primera razón es que, sencillamente, conforme nos hacemos señoras mayores, es más difícil quedar con tu grupo de juego habitual.
Cuesta mucho lograr que todos tengamos el mismo horario libre para echar unas partidas, así que  si quieres aprovechar tus ratos de ocios, lo mejor es comenzar a buscarse juegos para un jugador.

Muchos afirmarán que, para eso, mejor jugar al ordenador o a la consola de turno, pero que queréis que os diga, no es lo mismo.
Nadie me puede comparar la sensación de mover fichas o lanzar dados con la frialdad del ratón o el mando.

Vale, diréis algunos, juegas porque no te queda otra.
Pues al principio si, pero conforme pasan los años, cada vez me gusta, y todo reside en que, por desgracia, la gente es cada vez más idiota.
Si, yo no se si es porque uno ya tiene menos aguante que una estantería de madera podrida o yo que sé, pero la gente es cada vez mas idiota, y eso incluye a los jugadores de mesa que te puedes encontrar por este desierto lúdico.
Manías y aptitudes durante las partidas que hacen que muchas veces una sesión se convierta en un infierno.
Yo ya eso lo resolví decidiendo que solo jugaría con mi grupo de hace más de 15 años, todos de señoras mayores, que ya nos conocemos y nos soportamos (a ratos), y jugando en solitario cuando no puedo quedar con ellos.
Bueno tampoco voy a negar que si la gente es estupida, seguramente yo soy bastante más que la media con un montón de rarezas y polaridad, pero jugando yo solo me encabrono poco.

Generalmente, mis compras siempre tienen puesta la vista en juegos que oscilen de 1 a más jugadores, que por otro lado no me termina de convencer los cooperativos para las multitudes, soy más de competitivos, pero así se que el juego lo jugaré solo, y siempre lo podré sacar a mesa con más gente, por eso mi adoración por VPG.
Si, y es que una de mis mayores rarezas, es que cuando compro un juego, generalmente quiero jugarlo y aprovecharlo, eso de dejarlo sin destroquelar ni abrir para venderlo unos años después no va comigo.

Sin duda, los wargames son ideales para esa concepción del juego solo.
Todos los que compran wargames saben de que les hablo, de montar el juego, prepáralo, y jugar unos pocos de turnos, siempre solo, ya que si es difícil encontrar rivales para los juegos de mesas normales, ya para los de guerra ni hablamos.

Así que si eres uno de esos que juegas en casa solo, y te diviertes, no te avergüences de ello, no lo digas con la boca chica, pasa de la gente estupida.

Jugar solo no es malo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si ese de jugar sólo es un debate muy manido. Pero yo ya no le doy importancia yo juego mucho sólo, y a veces lo prefiero, y el motivo es muy simple. Paso de los 40 tengo familia e hijo y cuando tengo tiempo libre , sobretodo a partir de las 10 de la noche lo que más me apetece es jugar , estoy hartó de la tele y el ordenador. Y poco a poco he ido descubriendo juegos en solitario que me encantan y algunos como Arkham horror o Eldritch horror por poner ejemplos prefiero jugarlos en solitario. Disfruto de un friday, onirim un d day omaha beach archipelago , agricola.race for the galaxy etc. Y no es porque mi vida sea poco social o aburrida, el que tenga hijos sabrá de que hablo. Pero me encanta buscar un momento en el cual estoy sólo y disfruto y en estos momentos lo que más me apetece es un juego de mesa ,cartas leer un libro y escuchar música. El que no sepa disfrutar sólo el se lo pierde porque a nosotros mismos nos tenemos siempre y que mejor que divertirnos sin necesidad de nadie. Lo cual no quite que desprecie , y de hecho no lo hago, una buena cena con los amigos , quedar para tomar unas cervecitas o jugar con más gente.

Maestro Liendre dijo...

Totalmente de acuerdo, amigo.
Gracías por pasarte por aquí y comentar.